miércoles, 18 de mayo de 2011

Un milagro y una esperanza...

Bueno, esto me salió recién en la mañana y debo decir que me gustó tanto que aquí se los pongo, lean, sé que quizá guste a pocos o muchos, pero pues, ustedes siempre serán mis jueces, ja, ja, ja, en fin, yo me sentí en varias ocasiones tan identificada con el texto que quise convertirme en el, ja, ja, ja, =) bueno, aquí se los dejo, así que espero les guste mucho y sino pues aquí seguiremos esforzándonos por hacer cosas de su agrado =D, nos vemos, que tengan un buen día todos ustedes, les mando un abrazo y un beso!!, saludos =)


Abrí mis ojos, hoy vi un día diferente, voltee a vver tu fotografía, podría jurar q aquel día me enamoré aun más de ti, notaba que tú últimamente no te habías aparecido por mi casa, ni en la cocina, incluso, tampoco en mi cama, solo para ver una película de amor, ¿recuerdas?, siempre llorabas en mi hombro, extraño verte por aquí, es tan difícil rondar por las calles sin encontrar un lugar, es tan fácil imaginar que estás ahí esperando en la esquina del Oxxo, donde nos conocimos, justo cuando un loco quiso matarte, ja, ja, ja.

Recuerdo lo mucho que te asusto, y la risa que te dio ese momento traumático de tu vida cuando empezamos a salir, siempre lo he visto como un milagro aquel día, dios, cuanto suspiro al verte clavado en esa esquina, mi esperanza se hace un alivio inmenso, me complementas la vida, y yo, no te puedo dejar ir, lamento tanto aquella batalla en la que nos vimos envueltos por haber tenido tanto resentimiento de que antes no me hallas notado alrededor de tu presencia esperando por mi oportunidad de llenar tu corazón herido, ahora que lo pienso, siempre tuve esa errónea idea de que eras muy egoísta por no quererme, pero, resultó que fue al revés, yo era egoísta porque nunca te dejaba ser feliz como debías, siempre cree trabas en tus relaciones, pero, aceptémoslo, aunque te lo confesase, te seguiría dando risa las audacias que tuve que hacer con tal de que fracasaran, y...

Bueno, también, tuve mi convicción de que tantas rupturas te harían diferenciar bien lo que es el cariño y lo que es el amor aunque mucho o pocos libros digan que el “amar” no exista, sabemos que las palabras hechas en tinta nunca describirías un sentir tan complejo como el amor, aah, mi vida es tan aburrida sin tus ingeniosos comentarios sobre la comida que consumía o sobre lo que yo veía, extraño ser con quien cuentas cada que te va mal, sea en el amor, o por un problema con tu madre o tus hermanos o quizá alguna complicación con tu jefe.

Hace tanto que no escucho tu voz que cada vez más pienso que se desvanece la hermosura dulzura que emanaba de esas cuerdas vocales, mis oídos ensordecerán si no logro escuchar de nuevo tu voz, te he escrito mil cartas, pero, ¿sabes cual es el problema?, que mi orgullo me ha impedido la mayoría de las veces enviarlas y, las que he enviado, nunca te han llegado porque siempre erro en algún número, a pesar de que sé bien tu código postal, pero, yo también sé que tú no has de querer saber de mi, me siento enjaulada, me pregunto si en estos momentos serás feliz.

O estarás en un bar tomando unos tragos de wisky o será esta vez ron, incluso puede ser una simple cerveza, todo lo que te saque el dolor del pecho, pero nada que sea mejor que esta amiga que tienes aquí sentada en el sillón de su casa que llora por tu partida, que llora porque lamenta haber roto los lazos tan fuertes que teníamos, “discúlpame por favor” es lo único que he repetido frente al espejo, mientras me baño y mientras avanzo en la vida, mi vida tan colmada de éxitos se vino abajo en cuanto te desapareciste, me dabas equilibrio, y, te has ido, no tengo a quien contar mis más íntimos secretos si no estás tú aquí para hacer reír cuando algo de mi vida resulta ser doloroso y tensarme los nervios, por ahora, yo, solo puedo decirte a ti que...

Cada noche voy caminando por la calle hacia el Oxxo esperando por alguien más que se atreva a robar ahí, entonces, rogaré por el  milagro que nos unió las vidas, rogaré por encontrarte, voy caminando hacia el Oxxo, así que entra un hombre tan elegante y, después, tras de él, otro con una cara de mala muerte, ¿Qué irá a suceder?, se escucha el estruendo, disparos, moriremos esta vez y yo moriré con mi esperanza… de pronto se abre la puerta y entra…esperanza y un milagro es lo único que pedí por verte de nuevo, ten en cuenta aquello cuando abras la puerta.

No lo encuentras?, deberías de buscar por aquí