miércoles, 3 de marzo de 2010

Mental

Me decían con el paso del tiempo que el dolor físico y mental se equiparaban en sufrimiento. En lo personal opino algo diferente puesto que mientras el físico puedes controlarlo con medicina o algo externo a nosotros en el mental al menos hasta donde yo se, no se puede contener me explico:


Nunca se han encontrado en una situación que creyeron no volver a vislumbrar. Como le decía a un amigo "al ser un Sherlock Homes puedes encontrarte con cosas que preferirías dejarlas donde estaban" y con esto saliendo de mi boca inexplicablemente me encuentro en un sitio fétido y con una atmósfera decadente. De pronto saliendo desde las entrañas de la tierra se postra frente a mi una puerta sin nada en especial que ofrecerme salvo un vago recuerdo que pareciese que he tratado de olvidar. En este instante flota por mi mente un haz de luz el cual revuelve los ya desordenados pensamientos inundando así de pensamientos repugnantes en la vida de vuestra servilleta.


Mas sin pensarlo mas tiempo la abro y para mi mala fortuna me encuentro en un sitio alargado en forma de pasillo y con un viejo escritorio gris y oxidado al final de este. Arriba de dicho escritorio se forman vagamente dos siluetas. Una extrañamente amada y la otra fielmente odiada, ambas demasiado cercas para mi desgracia. Preciso de huir mas mis piernas no hacen caso a mis deseos y en vez de eso me llevan a primera fila a  ver el desagradable espectáculo. No daré mas detalles puesto que es desgarrador mas esto es a lo que me refiero con dolor mental.


Nota del autor: Y no se si les guste esto a mis lectores habituales mas esta idea la logre atrapar en uno de mis caminatas sin sentido. Ademas no debería mencionarlo pero cabe señalar que yo al leerlo no le encuentro sentido a este despilfarro de letras asi que si no es mucha molestia digan lo que les parezca.

No lo encuentras?, deberías de buscar por aquí