miércoles, 2 de noviembre de 2011

Pensamientos frente a un restaurante

Intento y es difícil escribir en una de las ultimas hojas de este cuaderno mientras viajo entre calles inmersas de un ruido infernal a bordo de uno de tantos autobuses de color similar al gris cielo.

Posiblemente el único objetivo que debe de cumplir esta tinta esparcida sobre el papel sea el expresar mis burdos pensamientos los cuales entorpecen mi intento de vida.

Soy malo para creer en algo que no existe, - tal vez por eso no estoy dentro de una de tantas creencias-, sera por ello las especulaciones de estas tentativas al deambular sin ninguna meta en particular.

Incluyendo a esos objetos de mi mente sin definir las ideas que se encimaron  al pasar a lado de un restaurante.

Ver frente a mi, este nítido cristal el cual es una simple abertura de lo que pude llegar a tener si las circunstancias hubieran sido diferentes.

Si, posiblemente todo me sabría diferente, aquí en parís y no tendría que estar a la deriva paseándome entre los muertos, los difuntos que ya  no viven, al menos no en este mundo.

A veces, cuando voy a la mitad de la botella del corriente licor que logro conseguir, estar en medio del cementerio no trae ningún temor , ni un recuerdo, ni un delirio fuera de lugar. Aparenta el mundo y mi razón conspirar en contra mía para rememorar las faltas cometidas en el pasado.

Amor - si es que alguna vez exististe - recuerda que todo mi corazón iba a ser para ti....



No lo encuentras?, deberías de buscar por aquí