lunes, 13 de septiembre de 2010

Busco una mentira

Hoy la tormenta ha cesado, hoy la tormenta dejo de existir y con ella se ha llevado las palabras que alguna vez en la arena escribí, esas palabras que por ahora no me atreveré a repetir, al menos no en algún par de eónes.


Posiblemente esta escena ya la haya visto en algún otro lado, posiblemente siga sin aprender nada de ella, lo mas  probable es la insignificancia de esta. Lo cruel y lo duro de todo esto, es ese vital liquido rojo que he derramado gracias a aquella herida cerca del corazón, mas no me arrepiento y ni pienso hacerlo puesto que creo que eso ha sido lo mejor, estoy mejor y creo pronto saldré de este túnel, de esta obscuridad abismal que me ha tenido oprimido durante tanto tiempo. Pero mi cabeza prefiere seguir mirando hacia atrás.


Mas esa transfusión que tanto necesito, en lugar de curarme, de hacerme sentirme mejor o por lo menos aliviado, me ha mermado mas y no solo eso, sino que ahora lo poco que tenia, lo que me mantenía en vela a la espera de alguna esperanza o milagro se esfuma esa llama cada segundo que pasa y yo con la poca fuerza que me queda, trato de mantenerla viva mas todos mis intentos son insuficientes y en vanos por decirlo de alguna manera.


Pero aun viendo la poca luz que tenia se resbalaba entre mis temblorosos dedos, levantare una vez mas mi escuálido cuerpo que apenas logra sostenerse e intentare levantarme nuevamente, pareciese que mi mente no acepta una rendición por respuesta aun cuando mi cuerpo la pida a gritos. 


Y así seguiré, en busca de alguna cosa que me mantenga con un halo de luz, con una salida, por una mentira que me sostenga con vida.

No lo encuentras?, deberías de buscar por aquí